Publicado el

¿Conoces todos los tipos de IPA?

Lúpulo para IPA

Bajo el paraguas de las siglas de tres letras IPA entran muchas cervezas que encontramos poblando los lineales y pizarras de bares especializados del panorama de cerveza artesana y de calidad actual. Tienen colores, densidades y graduaciones distintas pero todas tienen un común denominador: el empleo de cantidades generosas de lúpulo en su elaboración.

¿De dónde viene toda esa variación dentro de un mismo tipo de cerveza? Pues IPA quiere decir India Pale Ale, un estilo de tradición británica del siglo XVIII que, tras recuperarse en los años 80, se ha convertido en el estandarte del movimiento de cerveza artesana mundial (puedes aprender más sobre la historia de este estilo en este artículo que escribimos hace ya un tiempo). Gracias al empuje de estas cerveceras y al éxito del estilo entre los bebedores de cervezas se han venido haciendo interesantes variaciones en los últimos 40 años, generando una serie de subestilos o variedades que queremos explicar aquí.

Os hablaremos de los más consolidados y vamos a contar las características de cada uno de ellos. También ofreceremos una recomendación por estilo.

Podríamos clasificar estas variedades o subestilos atendiendo a diferentes criterios.

Por origen de los ingredientes

English IPA

Es la India Pale Ale original. Se caracteriza por ser una versión un poco más alcohólica (5,5%-6,5%) y lupulada de una pale ale inglesa clásica. La clave definitoria está en la utilización de maltas y lúpulos británicos en su elaboración. Estos proporcionan una notas herbales y terrosas distintivas que algunos amantes de la cerveza consideran anticuadas, mientras que otros las valoran por su gran tradición. Las English IPA costumbran a tener un gran equilibrio entre maltosidad y lupulado, siendo menos amargas que otras variedades. Su color puede variar del dorado al cobrizo claro, pasando por lo ambarino, igual que una pale ale inglesa.

Recomendación:

American IPA

Estamos ante una India Pale Ale elaborada con lúpulos americanos. Estos proporcionan notas cítricas, de fruta de hueso, de fruta tropical y de resina de pino muy sugerentes y punzantes. En muchas ocasiones la selección de cereal también es autóctona pero no es obligatoria. Suelen tener un mayor volumen alcohólico (6%-7,5%) que las inglesas y un carácter lupulado más marcado. 

Estados Unidos es muy grande territorialmente y por eso han ido surgiendo interpretaciones de las American IPA en cada región. A día de hoy podemos hablar de West Coast IPA, East Coast IPA y New England IPA, que explicaremos más adelante.

Recomendación:

Por potencia o volumen alcohólico

Tomando como punto de partida las IPAs originales que tienen entre 5,5% y 7,5%, incluyendo tanto las versiones de inspiración inglesa como americana, luego tenemos versiones por encima y por debajo de estos límites por volumen alcohólico.

Session IPA

Es una India Pale Ale con menos volumen alcohólico de lo normal, entre un 3,5% y un 5%. Son más ligeras y fresca que sus hermanas mayores independientemente del origen de sus ingredientes. En la tradición británica, la palabra Session se aplicaba a la versión más bebible (con menos alcohol) de sus diferentes estilos. Las Session IPA son la variación más antigua del estilo, de principios del siglo XX.

Recomendación:

Double IPA (DIPA) – Imperial IPA (IIPA)

Con el nombre de Double IPA o Imperial IPA, también con sus siglas DIPA o IIPA, nos referimos a cervezas altamente lupuladas de levadura ale pero con un volumen alcohólico más que notable (7,5%-9,5%). Para conseguir esta potencia, se necesita más malta por lo que también suelen resultar más densas en boca. Y para contrarrestar el dulzor que trae consigo el cereal también un mayor lupulado que nos trae un amargor neutralizador. La concepción de la Double IPA es un fenómeno moderno y, por lo tanto, suelen emplear lúpulos americanos, habiendo muy pocas Imperial IPAs de perfil inglés.

Recomendación:

Micro IPA

Podríamos decir que son una versión incluso menos nociva que las Session IPA. Han surgido en los últimos 5 años como una respuesta a la creciente demanda de bebidas de baja graduación, especialmente en el panorama británico y noreuropeo. Retoman un volumen alcohólico (2%-3,5%) propio de la cerveza del día de tierras británicas como las table beer, algunas bitters o milds. Sin embargo, las Micro IPA se adaptan al gusto de los amantes del lúpulo. Es por eso que suelen emplear lúpulos modernos americanos, europeos o oceánicos con intensas notas de frutales, florales y cítricas.

Recomendación: en España no hay casi ninguna Micro IPA de serie regular fácil de encontrar. Llama a tu tienda especializada y pregunta si tienen alguna meritoria. Cerveceras británicas como Arbor, Whiplash, Northern Monk o Magic Rock han ensayado el estilo con mucha finura.

Triple IPA

De nuevo, son un fenómeno reciente, de los últimos 10 años y podrían considerarse una exageración de las Double IPA. Habíamos visto muchas DIPA por encima de 9,5% de alcohol, sin embargo últimamente hemos convenido en llamarlas Triple IPA para tener más categorías dentro de la misma escala. Quizás también hace una cierta referencia a un empleo superior de lúpulo en dry-hopping de lo que se concebía en una Double IPA clásica.

Recomendación:

Por región

West Coast IPA

En la Costa Oeste de Estados Unidos desde los años 80 se vienen produciendo cervezas con lúpulos autóctonos, especialmente del Valle de Yakima. Estos dan un carácter especialmente cítrico y resinoso a la cerveza. Para remarcar aún más el carácter propio de estos lúpulos, la parte de malta de la cerveza se redujo bastante inclinando la balanza en favor del aroma y, especialmente, del amargor del lúpulo. De hecho, se podría decir que hubo en los 90 y 2000s una especie de competición entre las cerveceras de la región por ver quién hacía la IPA más amarga. Así las West Coast IPA son India Pale Ales, ligeras de cuerpo, limpias y habitualmente claras en las que el amargor es muy marcado. Quizás han sido las IPAs que  más se han imitado en la revolución de cerveza artesana global ya en el siglo XXI.

Recomendación:

East Coast IPA

Las India Pale Ales de la Costa Este americana tienen en principio más lazos con las inglesas en cuanto a la idea de equilibrio. Son mucho más maltosas que las de la Costa Oeste, aunque utilizan maltas y lúpulos americanos principalmente. El lúpulo se emplea no sólo para dar amargor sino también aroma y se intenta que se integre con las notas aromáticas y de sabor provenientes de la malta y la levadura. No vivieron un escalada de popularidad tan fuerte como sus hermanas del otro lado de Estados Unidos.

Recomendación:

New England IPA o NEIPA

Es un estilo que tiene un origen muy claro. En 2011 la cervecera de Vermont, Nueva Inglaterra, The Alchemist lanza Heady Topper, una cerveza pensada para ser bebida directamente desde la lata. Sin embargo, al ponerla en vaso se podía ver que era turbia y densa. Estamos ante una variación de una India Pale Ale que, en nuestra opinión, deriva del enfoque de equilibrio maltoso de la Costa Este. En ella eran clave las maltas inglesas, una cepa de levadura de origen inglés secreta y lúpulos americanos, especialmente Simcoe. El tratamiento de agua también era fundamental. El resultado es una cerveza turbia, jugosa y sedosa en boca, con un fondo casi dulce, pero donde el protagonista es el lúpulo. Más bien sus aromas y sabores frutales, prescindiendo del amargor casi por completo. Esto se debe al empleo de este ingrediente no tanto en la cocción sino en las fases de Whirlpool y de Dry-hopping, con varias fases de añadido. El lúpulo Citra ha sido un gran aliado para conseguir esos toques de fruta de hueso y tropical, aunque también los cryo-hops y variedades experimentales.

Este tipo de cervezas han ganado gran popularidad y han sido comercializadas con el nombre de NEIPA, Hazy IPA, Juicy IPA y, más recientemente DDH IPA (Double Dry-hopped IPA).

Recomendación:

Belgian IPA

El concepto de estas cervezas es curioso. Surgen de las cerveceras belgas que quieren hacer cervezas lupuladas pero sin abandonar el perfil de sus cervezas que viene marcado por la levadura. Así suelen ser birras de una graduación bastante alta, entre 7,5% y 9% de levadura belga y lúpulos internacionales. Juntan características de una tripel o una belgian strong pale ale con una IPA potente americana. En una Belgian IPA, el perfil frutal y especiado de la levadura belga se mezcla con notas de resina y cítricos de los lúpulos americanos. Son cervezas realmente intensas, con una carbonatación más alta que sus primas británicas y americanas.

Recomendación:

New Zealand IPA

Los lúpulos de Nueva Zelanda son realmente especiales, con sabores tan sugerentes como kiwi, melón, fresas e incluso uva blanca Sauvignon Blanc, que obtenemos del lúpulo Nelson Sauvin. Este lúpulo recibe su nombre en referencia a la uva francesa y a la región de Nelson de la isla sur del país. Allí el cultivo de lúpulo ha evolucionado con gran investigación científica y experimentación. El enfoque en una New Zealand IPA, en lo que a maltosidad o amargor se refiere, es diverso pero la procedencia del lúpulo puede marcar un subestilo que no todos los manuales reconocen.

Por colores, fermentación y cualidades de las maltas

Red IPA

Es una IPA en la que se han empleado maltas acarameladas y tostadas que aportan colores rojizos y un fondo maltoso notable. Estas nos aportan esas notas de bizcocho, caramelo, toffee y uvas pasas. Hay Red IPA más o menos amargas y de diferentes volúmenes alcohólicos.

Recomendación:

Black IPA

Es una India Pale Ale en la que se emplean maltas torrefactas o tintes naturales de maltas torrefactas para cambiar el color a la cerveza. En principio, ese componente de color oscuro debería transferir el mínimo posible de notas torrefactas en aroma y sabor. La idea es engañar al ojo pero que a nivel de nariz y boca siga siendo una IPA. Se suelen emplear lúpulos realmente resinosos y cítricos que tapan los recuerdos de café y cacao. Su elaboración es poco habitual por lo complicado del estilo.

Recomendación: Cierzo Tarántula.

White IPA

Son aquellas India Pale Ale en las que el empleo del trigo es notable a simple vista, conservando esa nube blanquecina que da este tipo de cereal. Se han elaborado empleado trigo de weizen, malta de trigo y trigo crudo indistintamente, siendo un estilo bastante abierto.  La clave está en mezclar la frutalidad del trigo con la de los lúpulos. Las White IPA también cuentan con una textura y una acidez que apoya los recuerdos de fruta. Se podrían considerar un precursor de las New England IPA y, es quizás por eso, que ahora resulta muy difícil verlas en el mercado de cerveza artesana, habiendo sido completamente absorbidas por esta categoría.

Recomendación: Guineu WIPA.

Sour IPA

Estamos ante cervezas ácidas rubias altamente lupuladas. Habitualmente el mosto se acidifica con lactobacilos como haríamos con una berliner weisse o una sour ale y luego viene la cocción con altas dosis de lúpulo. Aunque tampoco esto es definitivo, dado que es un estilo abierto donde ha habido y sigue habiendo mucha experimentación. Incluso hasta el punto de mezclar lambics jóvenes con mostos lupulados de IPA o Pale Ale. La idea es aprovechar la acidez para reforzar las sensaciones de cítricos y frutas tropicales en boca.

Recomendación: Lervig Hop Drop Sour

Como decíamos estos son los subestilos más asentados, pero hay incluso más. En los últimos años hemos visto nacer las Brut IPA y las Kveik IPA.

Las Brut IPA son cervezas realmente ligeras de cuerpo, aromáticas, chispeantes y secas, inspiradas en los champanes o cavas Brut Nature. Para conseguirlas, se hace una maceración especial que “activa” más las enzimas amilasas que facilitan la fermentación de esos azúcares complejos que habitualmente dan cuerpo.

Las Kveik IPA son elaboradas con una levadura de granja típica de Noruega que tiene la capacidad de funcionar a una temperatura muy alta, entre 30 y 40ºC. Resultan en cervezas también bastante secas y muy cítricas, que combinan a la perfección con los lúpulos modernos.

Recomendación:

Este es el estado general de las India Pale Ale a día de hoy, pero seguro que veremos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *