Publicado el

Cómo hacer una cata de cervezas en casa

A nuestra tienda se acercan muchas personas que quieren llevarse una selección de cervezas para hacer una cata en casa con sus amigos o familiares. Nos piden consejo para seleccionarlas, ponerlas en un orden determinado y para maridarlas. En este artículo os vamos a dar claves para hacer esto con éxito. 

Cómo seleccionar las cervezas para una cata

Conoce a tu público

Lo más importante de una cata de cervezas es que se disfrute de ella. Piensa en tus propios gustos y en los de las personas con las que vas a compartir la velada o esa barbacoa especial. Intenta averiguar más bien los sabores que les gustan y no tanto qué referencias o marcas de cerveza son sus favoritas. 


Mide el riesgo

Lo más importante a la hora de seleccionar cervezas es saber elegir adecuadamente el nivel de riesgo o aventura que te apetece. Hay sabores en la cerveza a los que estamos acostumbrados y que encontramos en muchos estilos tradicionales populares. Sin embargo, hay otros sabores y texturas más desafiantes que se dan en estilos tradicionales menos populares y en la cerveza moderna. De nuevo, piensa en ti y en las personas con las que vas a catar y su predisposición a probar cosas nuevas.


La cantidad importa

Nosotros siempre ponemos cuatro cervezas en nuestras catas en la tienda y utilizamos una botella de 33 cl por cada dos personas o una de 50 cl por cada tres. Elegimos servir sólo cuatro cervezas porque la mayoría de los paladares no son capaces de seguir teniendo agudeza más allá de este número. Por otro lado, las personas con poco hábito de beber alcohol son habitualmente incapaces de mantener una concentración activa tras ingerir dos tercios de cerveza. 

En cualquier caso, no recomendamos nunca pasar de 6. Y claro está, cuantas más birras pruebes más beberás y tendrás que lidiar con los efectos del alcohol el mismo día y al día siguiente. Aquí cada uno decide con su capacidad y su responsabilidad. Si bien en catas de grupo aconsejamos siempre ser conservadores con la cantidad. 

Si aún así tienes dudas, puedes optar por esta selección de 6 cervezas que os recomendamos hace tiempo, en la que además proporcionamos nociones básicas sobre la elaboración de cerveza y cómo abordar la cata de cada cerveza en sí, diferenciando entre la fase visual, olfativa y gustativa.

Cómo ordenar las cervezas en una cata

Para ordenar las cervezas que ponemos en una cata hay que guiarse por tres ideas:

Ordena por intensidad

La clave está en poner las cervezas más ligeras, las menos dulces, aquellas con menor graduación alcohólica y las menos amargas al principio y las más densas, dulces, alcohólicas y amargas al final. Al ser cuatro criterios distintos que no siempre coinciden, podríamos concluir que tenemos que ir subiendo en intensidad de sabor a lo largo de la cata.

Busca contrastes

Otro factor fundamental es intentar que la cerveza siguiente sea lo más distinta a la anterior y así sucesivamente. A no ser que quieras hacer una cata de un estilo o perfil de cervezas concreto (lo cual requiere mucha más atención), los contrastes harán que obtengas más información a nivel sensitivo.

El corte ácido, tu comodín

Introducir una cerveza ácida a mitad de la cata o entre dos cervezas de un perfil o intensidad parecida, es un as que siempre te puedes sacar de la manga. La rareza del sabor de una cerveza ácida, hace que la percibamos con bastante definición independientemente de lo que hayamos bebido antes. Además nos ayudan a limpiar el paladar, preparándonos para encarar la siguiente cerveza con frescura.

Cómo maridar cervezas

Cuando maridamos cervezas tenemos que tener en cuenta un par de factores antes de elegir los emparejamientos:

Iguala la intensidad de la cerveza:

Si servimos un alimento mucho más intenso o mucho menos intenso que la cerveza que bebemos puede ocurrir que el bocado tape al trago y viceversa.

A mayor intensidad, menos cantidad de comida: 

Comer una gran cantidad de un alimento realmente intenso puede saturarnos el paladar como para luego seguir catando. Además,al igualar intensidades entre comida y bebida, el trago nos parecerá mucho más llevadero. Por eso con un poquito está bien, para no bebernos la cerveza demasiado rápido.

Guardando estas dos ideas en la cabeza, podemos lanzarnos ya a elegir qué cerveza va con qué comida:

Maridajes por contraste

En nuestra boca hay sabores y sensaciones en boca que contrastan bien remarcando así las características principales y definitorias del alimento y de la cerveza. Algunos ejemplos serían: cerveza ácida con comida salada o comida grasa; cerveza amarga con comida picante; cervezas secas con comidas especiadas; o cervezas dulces con alimentos de acidez láctica (quesos jóvenes y de cabra habitualmente).

Maridajes por afinidad

Cuando servimos una cerveza con una comida que comparte su sabor principal se da un efecto de anulación en ambas de esa característica principal para permitirnos apreciar mejor las matices sutiles tanto de la bebida como del alimento. Es decir, si tomamos una cerveza amarga con una comida amarga, después de los primeros trago y bocados, ninguno de los dos elementos nos parecerán ya tan amargos y podremos apreciar notas no tan evidentes en cada uno de ellos. 

Este truco es realmente útil para aprender a beber cervezas ácidas. Y también por otro lado no funciona tanto con cervezas dulces, dado que se da una fatiga rápida en el paladar.

Lo que de verdad importa

Ahora que ya os hemos ofrecido estos consejos nos gustaría remarcar que lo más importante es disfrutar. Aunque recomendamos completamente una mente abierta y que pruebes cosas que a priori no te cuadran en la cabeza, tampoco es necesario que fuerces. Si hay cervezas o maridajes que no te convencen, pues no pasa nada. Hay muchísimas opciones, cientos de estilos de cervezas e innumerables opciones de maridaje.

Por otro lado, si quieres experimentar opciones de maridaje distintas sin cometer la cabeza, siempre puedes venir a nuestras catas y descubrir las que nosotros os ofrecemos con toda nuestra humildad pero también con toda nuestra experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *