Publicado el

9 cervezas belgas fundamentales

Pack de 9 cervezas belgas

La intención de este artículo es ayudarte a conocer el apasionante mundo de la cerveza belga. Declarada recientemente por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la tradición belga es posiblemente la más rica en lo que a cerveza se refiere. En un país tan pequeño y con sólo 16 millones de habitantes existen 200 fábricas que elaboran más de 1500 variedades distintas.

A lo largo de este artículo viajaremos a  los estilos más representativos sobrevolando las cervezas de abadía, las cervezas de campo y la increíble tradición de fermentación espontánea. Más allá de alguna lager rubia industrial, en Bélgica se elabora fundamental con levaduras ale y con levaduras salvajes en las cervezas de fermentación espontánea que conocemos como las lambic o las ácidas de Flandes Occidental.

Para que te hagas una idea, te recomendamos 9 estilos que deberías probar para hacerte una idea de la gran riqueza de esta tradición cervecera.

Una Blonde o Belgian Pale Ale

Botella de Cerveza Keizer Karel Blonde Charles Quint
Cerveza Keizer Karel Blonde Charles Quint

Bajo estos dos títulos o nomenclaturas podemos encontrar cervezas rubias belgas que andan entre el 5% y el 8% de alcohol. Estas cervezas rubias eran las del día a día de los monasterios trapenses, a veces incluso se llamaban patersbier, la cerveza que consumían los propios monjes. Suelen tener un carácter frutal y especiado y un lupulado medio que las confieren aromas herbales y florales y un amargor ligero.

Blonde sería un término que se utilizaría más en Bélgica, especialmente en las cervezas de abadía, y el resto de Europa. Mientras tanto, Belgian Pale Ale estaría más en la categorización internacional que dominan los americanos y británicos y que está pensada para los concursos internacionales, aunque hay organizaciones que insisten en que hay una diferencia.

Buenos ejemplos son Charles Quint Blonde, Brugse Zot y Orval.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 5% y 8% de alcohol.

Maridaje: pollo, pescados blancos, pastas y arroces especiados. Queso de cabra.

Copa o vaso donde servir: copa de cáliz y tulipa.

Una witbier o blanche

Botella de Cerveza Blanche de Namur
Cerveza Blanche de Namur

Este estilo belga recibe el nombre de witbier o  blanche dependiendo de si uno se encuentra en la parte flamenca o francófona de Bélgica. En la tradición trapense no representa una estilo central, pero sí que alguna de los monasterios lo elaboran de forma permanente o estacional, dado que es un estilo refrescante y fácil de beber. Estamos ante una receta de trigo pensada fundamentalmente para el verano. Se presentan de un color dorado claro con una turbidez notable. Tradicionalmente han sido aromatizadas con piel seca de naranja, u otros cítricos, y semillas de cilantro. Esto confiere a las witbier un aroma cítrico y especiado que a la perfección con el perfil frutal y de levadura de estas cervezas. Tienen un carbonatación alta, un cuerpo ligero y un final seco que las hace muy frescas en boca.

Buenos ejemplos son Blanche de Namur, Blanche Bruxelles o St Bernardus Wit.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 4,5% y 6,5% de alcohol.

Maridaje: aperitivos, ensaladas, pescados blancos y marisco, huevos y quesos frescos.

Copa o vaso donde servir: copa de tulipa y vaso de witbier.

Una saison

Botella de Cerveza Saison Dupont
Cerveza Saison Dupont

Las saison son cervezas que tradicionalmente se producían en las granjas de Valonia, mayoritariamente francófona, de Bélgica. Su nombre proviene de los que eran sus principales bebedores, los saisonnieres, los temporeros. Estos trabajadores errantes recibían alojamiento, comida y cerveza, además de un poco de dinero, en los meses de primavera y verano en los que trabajaban. Las granjas elaboraban estas cervezas en los meses fríos, cuando sólo tenían los trabajadores fijos, para poder hidratar en verano a la mano de obra temporal que contrataban.

Las saison son muy variadas, dado que cada granja tenía su propia receta. Esta dependía mucho del tipo de grano que tuvieran disponible. En muchas ocasiones también se usaban hierbas y especias locales para aromatizarlas. El color varía de un pajizo claro a un ambarino. Pero lo que todas las saison tienen en común es una gran sequedad y una alta carbonatación. Este tipo de levadura “se come” prácticamente todo el azúcar del cereal, resultando en bastante gas y una baja densidad. En boca resultan ligeramente afrutadas, especiadas y realmente secas, con un amargor medio.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 4,5% y 8% de alcohol.

Maridaje: cocina asiática, del Medio Oeste y árabe, altamente especiada. Guisos de legumbre, estofados y quesos ácidos.

Copa o vaso donde servir: copa de tulipa.

Una tripel

Botella deCerveza Tripel Karmeliet
Cerveza Tripel Karmeliet

Tripel es un estilo de cerveza de abadía belga de color dorado y espuma blanca que se caracteriza por su frutalidad, alta graduación, notas especiadas y un final ligeramente dulce. Este perfil aromático se debe a las cepas de levadura ale belgas. Concretamente esta terminología pertenece al entorno de las cervezas trapenses. En esta tradición trapense encontramos las blonde, dubbel, tripel y quadrupel, estando enumeradas aquí en orden de intensidad y volumen alcohólico.

Algunas referencias muy representativas del estilo serían Westmalle Tripel, Tripel Karmeliet y Strafe Hendrik Tripel.

Origen: Bélgica

Graduación: entre 7% y 10% de alcohol.

Maridaje: platos mediterráneos, verduras asadas, quesos azules suaves y carnes blancas.
Copa o vaso donde servir: copa de cáliz y tulipa.

Una Roja de Flandes

Las Rojas de Flandes son una de las muchas variedades de cerveza de fermentación espontánea de Bélgica, algo parecido a las más conocidas lambic. Como tantas otras cervezas de esta naturaleza, es una mezcla de un tercio de cerveza ale roja y dos tercios de una de fermentación espontánea realmente ácida envejecida, en la mayoría de los casos en barrica de roble. El resultado es una bebida ácida, acre como las frutas rojas, con toques dulzones de fruta pasa y un final seco que invita a otro trago. En boca es asidrada y sorprendentemente compleja.

Algunas cervezas para conocer el estilo serían Duchesse de Bourgogne, Rodenbach Grand Cru y Cuvée des Jacobins.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 5,5% y 7% de alcohol.

Maridaje: quesos fuertes y ácidos, carne roja, estofados y patés. Encurtidos.

Copa o vaso donde servir: copa de tulipa.

Una Dubbel o Belgian Dark Ale

Botella de Cerveza trapense Achel Bruin
Cerveza trapense Achel Bruin

Con estas dos categorías ocurre algo similar que con las dos anteriores: un cierto solapamiento de la terminología tradicional (que no preocupaba demasiado a los belgas) y la de las publicaciones y concursos británicos y americanos.

Las dubbel son las cervezas tostadas de entre 6% y 7,5% de alcohol elaboradas tradicionalmente en abadías belgas y, especialmente en las trapenses. Son cervezas maltosas, con un punto frutal y especiado más un final seco. Las belgian dark ales no tienen unas características tan específicas y, por lo tanto, se mueven en un espectro más abierto. Pueden variar entre el 4,5% de alcohol hasta el 7,5%. Van desde un color ambarino o rojizo hasta un tono caoba suave.

Puedes conocer este estilo a través de Achel Bruin, Westmalle Dubbel o Westvleteren 8.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 5% y 8% de alcohol.

Maridaje: cerdo y pollo asado, estofados de verduras, chocolate y quesos maduros de vaca.

Copa o vaso donde servir: copa de cáliz.

Una kriek

Botella de Cerveza St. Louis Kriek
Cerveza St. Louis Kriek

Las kriek son uno de los tipos más populares de cerveza de fermentación espontánea de Bélgica, más conocidas como lambic. En términos generales podríamos describirlas como cervezas de cereza. En su elaboración interviene una cerveza lámbica joven en la que se maceran cerezas ácidas típicas de los países del norte de Europa. La más sencillas utilizan purés o concentrados de esta fruta. Sin embargo, las más selectas utilizan fruta entera y, en algunas ocasiones, se dan maduraciones en barrica de roble.

Su color varía de un rosa claro y traslúcido a un denso y oscuro color de cereza con densa espuma.

Buenas referencias para conocer este estilo son St. Louis Kriek o Boon Kriek.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 2,5% y 7% de alcohol.

Maridaje: tarta de queso, helado de vainilla y quesos grasos, cuando el kriek es joven. Con kriek madurados podemos probar patés, estofados y asados de cerdo.

Copa o vaso donde servir: copa de tulipa.

Una Quadrupel o belgian strong dark ale

Botella Cerveza St. Bernardus 12
Cerveza St. Bernardus 12

Una vez más nos vemos bajo el uso indistinto de estos dos términos para cervezas de un perfil similar. Estamos ante cervezas de alta graduación, casi siempre por encima de un 10%, de un color que va del cobrizo a un caoba oscuro casi negro. Son cervezas de gran cuerpo con sensaciones que van de lo cremoso al recuerdo de licores dulces. Encontramos notas de frutas rojas y ciruelas maduras junto a un fondo de cereal tostado. En algunos casos también un ligero toque especiado.

Aunque tengan esto en común cabe destacar que el término quadrupel fue utilizado por primavera por La Trappe, la marca del monasterio trapense holandés de De Koningshoeven.

Te recomendamos St. Bernardus Abt 12, Trappistes Rocheort 10 o La Trappe Quadrupel para explorar este estilo.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 5% y 8% de alcohol.

Maridaje: carne a la barbacoa, estofados y asados de carne, quesos de vaca curados, postres de frutas dulces y chocolate.

Copa o vaso donde servir: copa de cáliz.

Cerveza de miel

Botella de Cerveza Barbar con miel
Cerveza Barbar con miel

Aunque no es un estilo realmente tradicional, en los últimos años este tipo de cervezas se han popularizado mucho en Bélgica. El empleo de miel para complementar a la malta lo encontramos en muchas tradiciones cerveceras. La idea es aportar azúcares fermentables y otros azúcares procedentes de la miel que nos suavizará la cerveza, aportarán cuerpo y aromas ricos y variados dependiendo del tipo de miel. Este tipo de elaboraciones eran habituales en granjas. Habitualmente son cervezas rubias, con una graduación alta y donde el dulzor no es tan marcado como cabría esperar.

Buenos ejemplos son Barbar o Dupont Bière de Miel Bilogique.

Origen clásico: Bélgica

Graduación: entre 6% y 8% de alcohol.

Maridaje: carnes blancas, verduras y quesos curados.

Copa o vaso donde servir: copa de cáliz y tulipa.

Tras este sobrevuelo por 9 de los estilos más interesantes de Bélgica, es probable que tengas muchas ganas de probarlos. Nada mejor para ello que nuestro Pack Patrimonio Belga donde incluimos todos ellos, además de una guía de cata exhaustiva donde aportamos pautas de cata e información de las distintas formas de elaboración que se dan en la cultura belga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *